ISABEL LUNA, Una mujer en el proceso a la mano negra. La (efímera) Louise Michel de Andalucía.

Isabel Luna es la única mujer que hemos encontrado en los periódicos de marzo de 1883 entre las detenciones relacionadas con “La Mano Negra”. Decenas de periódicos se refieren a ella y parecen querer construir una figura mítica, pero poco debió durar esa euforia o sustentarse en poca realidad, porque desaparece de escena y no hemos podido volverla a encontrar.

La presentan como una joven (23 años) “agraciada” y de “ojos negros” que no reconocía pertenecer a la asociación, pero que si tenía relación sentimental con uno de los detenidos. Algún periodista, no sabemos si para añadir melodrama, asegura que la denuncia que provocó su detención provenía de una pretendiente despechado. Sobre su aspecto real debería dar cuenta el retrato fotográfico que le hicieron, como a los otros presos, mientras estuvieron en Jerez.

Era natural de Benaocaz, cuando la detuvieron llevaba, según ella, 20 días de sirvienta en Setenil. De su periplo en las detenciones nos lleva de Setenil a la “carcel” de Arcos, desde aquí a Jerez y finalmente, hasta donde sabemos, en Cádiz, todo esto en el transcurso de muy pocos días.

Imagen

Las descripciones repiten su inteligencia y facilidad de expresión, así como la “acusación” (que ella niega) de propagandista de las ideas socialistas o anarquistas y ocupada labores organizativas. Esa desenvoltura intelectual y una manos bien cuidadas hace que algunos periodistas pongan en cuestión la autoconfesada profesión de “moza de labranza”.

La combinación de su detención, junto al hallazgo de supuestas instrucciones para envenenar el agua provocó una oleada de despidos de criadas en Arcos de la Frontera. También se pueden encontrar referencias muy sucintas al papel que jugaban otras mujeres en las organizaciones obreras del entorno.

El apodo de Luisa (Louise) Michel hace referencia a la heróica “communarde” que justo por aquellos días había vuelto a sobresalir como dirigente de los “sin-trabajo” de París. También se le compara con la gran agitadora internacionalista Guillermina Rojas y Orgis. Incluso de forma más literaria con la Dulcinea quijotesca.

Imagen

¿Que pasó con Isabel Luna? Si alguien que lea estas líneas puede aportarnos algo más se lo agradeceriamos. biografiasma@gmail.com

 

Transcribimos a continuación algunos de los textos periodísticos donde aparece Isabel Luna, se respeta bastante la ortografía original,. Todos los periódicos citados pueden encontrarse en algunas de las hemerotecas digitales de: Biblioteca Nacional de España, Diputación Provincial de Almería, Biblioteca virtual de prensa histórica. Se han dejado sin revisar bastante de las referencias encontradas en esta última. También reproducimos un par de fragmentos de libros en que se la menciona.

 

11 de marzo de 1883. La Correspondencia de España.

Jerez, 10 (5-42 tarde).

(Recibido en la redaccion á las 5 y ¿?)

Un fotógrafo ha sacado los retratos de los que figuran en primera linea en el el proceso de La Mano Negra.

He conferenciado con la detenida Isabel Luna, joven agraciadísima que según el público se dice cosechaba partidarios para la revolución social en Arcos de la Frontera. Esa gallarda muchacha niega pertenecer a la asociación secreta, pero dice a quien quiera oirla que su novio es uno de los que se hallan detenidos y que en realidad es por vocación internacionalista, partidario de la anarquía, de la federación y del colectivismo.

Mañana será trasladada a Cádiz.

 

12 de marzo de 1883. El correo militar. Pág. 2

LA MANO NEGRA.

Las principales noticias de Jerez que comunican los corresponsales son las siguientes:

He tenido ocasión de ver y conversaron Isabel Luna, que es acusada de propagar las ideas socialistas y procurar la organización de los trabajadores en la comarca de Setenil.

Es natural de Belaocaz, tiene 23 años, de mirada viva, lista como un lince y de fisonomía simpática. Se expresa con gran soltura y desenfado, pero cortésmente. Era, según dice, moza de labranza; pero esto no me parece cierto, porque además de un trato bastante distinguido, tiene las manos blanquísimas y cuidadas. Niega haber hecho la propaganda que se le atribuye, no está amedrentada por hallarse presa y espera sea puesta muy pronto en libertad-

Se engaña en esta esperanza; mañana será trasladada á la cárcel de Cádiz. Ignoro si ejercerá la influencia que se la atribuye entre los asociados por sus atractivos personales, facilidad de palabra y energía de corazón.

Al despedirse dijo con mucho graceja : “Con vuestro permiso…..” frase corriente entre internacionalistas.

12 de marzo de 1883. La Iberia. Pág. 2

NOTICIAS

Sucesos de Andalucía.

Ningún hecho notable se registra en las noticias recibidas ayer.

En Arcos se ha exhumado el cadáver de Fernando Olivera, víctima del crimen descubierto el

día 8, creyéndose que pertenezcan á él la vértebra y el ¿?gote recientemente hallados.

En el cortijo de Lomo Pardo se han cogido algunos documentos. entre los cuales figuran proclamas

dirigidas al ejército para que se ponga de parte de los socialistas.

Una carta dirigida á Él Correo por su corresponsal en Jeréz contiene los siguientes detalles acerca de lo ocurrido en Arcos y que ya anticipó el telégrafo:

«Anoche, (el 8), á la una, llegó la fuerza que había salido de esta ciudad á aquella, pedida, según después se ha sabido, por las autoridades, en vista del estado de intranquilidad que allí reinaba, y principalmente por los temores que abrigaban de que se trataba de asaltar la cárcel en que se custodian tantos presos de importancia, y excarcelarlos a viva fuerza, alterando así gravemente el orden público.

Las tropas, cuando llegaron, rodearon el edificio, ó mejor dicho, casa que sirve de cárcel, y tomaron las demás posiciones que se estimaron convenientes, á fin de evitar cualquier tumulto, cosa que se consiguió en el acto. A las cinco de la madrugada llegaron también á aquella ciudad las fuerzas de la Guardia civil que habían salido de ésta á las once de la noche, á consecuencia de nuevos telegramas, y á las siete de la mañana de hoy volvieron a salir conduciendo 79 presos de los que en aquella se hallaban, y entre ellos vienen algunos cuyos trajes revelan cierto bienestar, y la espresión de su rostro gran malicia y despejada inteligencia; y una mujer bastante joven y no fea, acusada de ser propagandista de las ideas de la Internacional.

«Decía al empezar que fuerzas de 1a Guardia civil salieron anoche, á las once, de esta ciudad con dirección á Arcos, que dista cinco leguas muy largas;llegaron á las cinco de la mañana: pues bien; esas mismas fuerzas, esos mismos guardias, después de sólo dos horas de descanso, son los que han regresado escoltando la conducción de los 79 presos, que han llegado entre dos y tres de esta tarde.

Cerca de doce leguas en quince ó diez y seis horas. Con cuánta justicia se llama á ese cuerpo benemérito, y con cuánta mayor razón merece ese dictado cada dia»

Con los presos conducidos desde Arcos á Jerez iba una mujer llamada Isabel Luna, joven, bonita, de ojos negros y facciones delicadas. Es natural de Benaocaz, tiene veintitrés años, se expresa con soltura, y dice ser moza de labranza, aunque sus blancas y cuidadas manos desmienten esta afirmación.

Era compañera y amaba a un compañero. Otro, enamorado locamente de ella, recibió desdenes, y no pudiendo devorar la pena, juró venganza, denunciando á la esquiva y denunciándose él mismo como cómplice de acciones que la ley castiga.

12 de marzo de 1883. El siglo futuro pág. 3

De El Imparcial de ayer:

“Jerez, 10 (5’40 tarde, recibido á las 10 de la noche).— Han sido retratados los procesados principales en las causas de Blanco y Nuñez, unos separados y otros en grupos. También han tomado croquis algunos dibujantes de los patios y la fachada principal de la cárcel de Arcos, cuyos grabados se publicarán en La Ilustración Española y Americana.

He tenido ocasión de ver y conversar con Isabel Luna, que es acusada de propagar las ideas socialistas y procurar la organización de los trabajadores en la comarca de Setenil.

Es natural de Belaocaz, tiene 13 años, de mirada viva, lista como un lince y de fisonomía simpática.

Se expresa con gran soltura y desenfado, pero cortésmente. Era, según dice, moza de labranza; pero esto no me parece cierto, porque además de un trato bastante distinguido, tiene las manos blanquísimas y cuidadas. Niega haber hecho la propaganda que se le atribuye, no está amedrentada por hallarse presa, y espera ser puesta muy pronto en libertad.

Se engaña en esta esperanza; mañana será trasladada á la cárcel de Cádiz. Ignoro sí ejercerá la influencia que se le atribuye entre los asociados por sus atractivos personales, facilidad de palabra y energía de corazón.

Al despedirse, dijo con mucho gracejo: «Con vuestro permiso,….” frase corriente entre internacionalistas. En la causa contra Nuñez, á pesar de la actividad del juez de instrucción, se retardará bastante la vista en juicio oral, por una causa desconocida.—

El corresponsal.

 

12 de marzo de 1883. El siglo futuro pág. 4

el Sr. Mencheta, para sacarnos de cuidado, ha enviado un telegrama á La Correspondencia con el sólo objeto de comunicarla que vio en la cárcel al maestro Ruíz, y éste le estrechó la mano, diciéndole: «Dios le dé salud.»

También ha remitido el siguiente, con el cual parece nos quiere revelar que está lleno de satisfacciones:

“He conferenciado, dice, con la detenida Isabel Luna, joven agraciadísima que, según de público se dice, cosechaba partidarios para la revolución social en Arcos de la Frontera. Esa gallarda muchacha niega pertenecer á la asociación secreta; pero dice, á quien quiere oirla, que su novio es uno de los que se hallan detenidos y que en realidad es por vocación internacionalista, partidario de la anarquía, de la federación y del colectivismo. Mañana será trasladada á Cádiz.»

13 de marzo de 1883. El siglo futuro pág. 3

«Isabel Luna, presa hace dos días en Setenil y conducida á las cárceles de Jerez, después de breve estancia en los Arcos, es una joven de veintitrés años, de facciones sumamente bellas, de mediana estatura, negro cabello, ojos grandes y vivos, boca pequeña, dientes blanquísimos, linda nariz y una armonía de líneas que envidiarían muchas hermosas.

“Su natural desenvoltura la acusarla, si se ignoraran sus antecedentes, de haber sido una de esas mujeres más habituadas á los placeres de la vida y al trato del gran mundo” (es una criada de mesón de un pueblo) que á las labores propias de su sexo y de su condición. Su carácter es franco, expansivo, imperturbable. Habla con corrección esquisita (mejor que La Correspondencia, eso es claro, por más que sea una criada), «tendiendo á conquistarse la confianza de su interlocutor; mas fijándose atentamente, se observan en su fisonomía indicios de que exprime c! pensamiento antes de contestar á una pregunta que ella juzgue intencionada.» (Encontrándose con La Correspondencia, no podía ser otra cosa.)

»Declara que ella no ha querido jamas nada contrario á las leyes de la virtud, y que por ello siente tranquilidad de espíritu.

»No sabe por qué la han preso. De Benaocaz, que es su pueblo, se trasladó hace veinte dias á Setenil, en donde se colocó como sirvienta.

»No sabia nada de lo que pasaba, ni que se hacían prisiones, prisiones, cuando á los diez y seis dias de estar sirviendo, me cogió la Guardia civil y me dijo: «Vente con nosotros»; obedecí, y aquí me tiene presa sin saber la causa.

—Me han asegurado, la dije, que se halla aquí preso también su novio de Vd., y que está complicado en La mano tiegra.

—>No tengo novio, no señó: me habló de amores alguna vez, pero no había nada formal, por conocernos hacia tiempo.

»Su detención se debe á indicios de que era una ferviente propagandista internacional. Si esto es cierto, Isabel Luna convertirá al socialismo muchas gentes. Cien mil Revistas Sociales no harian tanta propaganda como ella si tomara la alternativa imitando á Luisa Michel.»

 

13 de marzo de 1883. La Unión. Madrid. Pág. 1

Como si fueran pocas las calamidades que afligen á aquellas comarcas, los hielos de estos dias comprometen la próxima cosecha. Esto alarma á los andaluces con justa razón y les produce grandes temores. Unése á esto también la situación de las familias de los 2.000 presos, que puede ser también un nuevo peligro. La prensa local y la de Madrid piden al Gobierno que atienda á esto y estudie el modo de que esas familias uo mueran de hambre.

La joven Isabel Luna, la Luisa Michel, de Andalucía; á quienes algunos corresponsales presentan como dechado de hermosura, ilustración(!), discreción y manos blancas, ha sido conducida á Cádiz. Parece que es una propagandista ardorosa que en la cárcel de Jerez ha querido ganar prosélitos. Si llegan á soltarla algún dia, presumimos que llegará á ser una heroína, otra Luisa ó Guillermina.

Por de pronto, ya es para algunos corresponsales lo que era Dulcinea para D. Quijote. Capaces son algunos de convertir en tipo ideal cualquier zafia campesina.

 

14 de marzo de 1883. El siglo futuro pág. 3

GACETILLA

¿Qué es de Mencheta?

En su última carta de antes de ayer nos dice que pasó todo el dia en la bodega del Sr. González, de la que cuenta maravillas lo mismo que de dicho señor, emborronando más de una columna de La Correspondencia, y sin consagrar á La mano negra más que unas 10 ó 12 lineas.

No está, pues, secuestrado como se creía por la Isabel Luna, aquella criada de Setenil que, según nos dijo, parecía tener el trato del gran mundo, habla con una corección esquisita, y exprime el pensamiento de todo el que la mira.

Es verdad que el Sr. Mencheta se consideró hasta cierto punto secuestrado; pues como dice el corresponsal de El Correo, la moza lo intentó con algunos, aunque infructuosamente. Pero gracias á Dios, no pasó todo de una ilusión del Sr. Mencheta. Lo que no es ilusión es que se pasó el día 11 en la gran bodega del Sr. González, como queda dicho, catando sus excelentes Vinos.

Y á propósito de la Isabel Luna, hé aquí lo que nos dice el corresponsal de otro periódico, al que, sin duda, quiso secuestrar también, aunque inútilmente:

«Es una Luisa Michel, andaluza, pero aventajándola en dones de naturaleza, aunque no menos resuelta y decidida. La emancipación social es su lema favorito, y parece estima como un martirio la prisión que sufre. Tenemos, pues, en perspectiva una heroína legendaria del socialismo, que en breve será cantada en coplas y romances. En mi sentir, encierra un grave peligro para nuestro pueblo bajo, la importancia que se está dando á los Procesados que van á salir de la cárcel considerados como mártires de la idea popular y con la aureola y el prestigio que siempre dan las persecuciones entre los sectarios de la misma comunión.»

Compárese ahora lo que nos dice este corresponsal con lo que nos dijo de la Isabel el bonachón

La Crónica Meridional 1 de Abril de 1883. Pág. 2

LA MANO NEGRA

Un redactor de la Crónica de Cádiz ha visitado la cárcel de aquella ciudad, donde se encuentran presos algunos afiliados, al parecer, á La Mano Negra, y dice lo siguiente:

Ni La Mano Negra es lo que pintan imaginaciones calenturientas, ni el tribunal popular obedece en sus misteriosos juicios á plan alguno preconcebido de índole social, ni la Isabel Luna es la joven pudibunda, cuyos ojos velados por largas pestañas se inclinan vergonzados ante las miradas de sus jueces.

La Mano Negra, crímenes vulgares que ni aún el mérito tienen de la originalidad.

El tribunal popular organización del bandolerismo tan sabiamente pintado por Zugasti: Isabel Luna moza de rompe y rasga, moza de partido, muy parecida á la Maritornes del inmortal Cervantes, una moza ilustrada de pueblo. Hé aquí todo:

Entremos en la cárcel. Ni una fisonomía de rasgos salientes, de esos que denotan un rayo de inteligencia. Tampoco veremos la fisonomía del criminal, de lábios gruesos y sensuales, de frente chata, deprimida; rostros angulosos, coronados por un bosque de cabellos. Parece mentira que esos hombres hayan hecho peligrar la paz europea, manteniendo inteligencia con los nihilistas rusos, los fenianos ingleses, los irredentistas italianos, los socialistas alemanes y los anarquistas franceses.

—¿Qné es socialismo? ¿Sabéis que cosa es socialismo? preguntamos á uno de los presos.

—Pues socialismo es que toos somos iguales. Figúrese usté que mi amo D. N. tiene cien cabras; pues de las cien cabras la mitad son mias y la otra mitad de su mercé.

—Eso es un robo, digimos, y el robo lo castiga severamente el Código.

—¡Un robo! (Nuestro interlocutor abre desmesuradamente los ojos). Nosotros somos muy honraos; pero nos dicen que nacimos toitos encueros y véalo usté ahí.

La enfermería de la cárcel se encuentra instalada en un pequeño saloncito con vistas á la calle y en regulares condiciones higiénicas.

Allí en aquellos no muy limpios lechos, yacen cuatro ó seis manos negras.

Los tribunales de justicia absolverán al ochenta ó noventa por ciento de los complicados en La Mano Negra.

 

La Luisa Michel de Benaocaz

Clara E. Lida. LA MANO NEGRA (ANARQUISMO AGRARIO EN ANDALUCIA). Colección: “Lee y Discute” . Serie V – Núm. 29e Editorial Zero. Madrid 1972.

Es traducción de: Clara E. Lida (1969). Agrarian Anarchism in Andalusia. International Review of Social History, 14, pp 315-352. doi:10.1017/S0020859000003643. Visto el 10 de junio de 2014 en http://es.scribd.com/doc/100086374/La-Mano-Negra-Anarquismo-agrario-en-Andalucia-Clara-E-Lida-1972

Hubo también muchas mujeres involucradas; a una de ellas, Isabel Luna, se la llamó «la Luisa Michel de Benaocaz»

There were also many women involved; one of them, Isabel Luna, was known as “the louise Michel of Benaocaz” (La Andalucía and el Porvenir, March 14, 1883).

 

La Luisa Michel de Andalucía.

Simone Saillard en el “Estudio Preliminar” (págs. 85-86) a Leopoldo Alas “Clarín”. El hambre en Andalucía. Collection “Hespérides”.: Espagne Presses Univ. du Mirail, (Toulouse) 2001. Tomado el 11 de junio de 2014 de la vista previa de http://books.google.es/

Una de las circunstancias que suscitan más preocupación es la presencia de mujeres involucradas en la organización. Allí se las ve, con el título de “compañera para misiones especiales [tener] ingreso en diferentes secciones y trabaja[r] principalmente en la propaganda”32

Gutiérrez Abascal, más concreto y, a ratos más folklórico, copia el texto de un “cantar” [sic] recogido al “examinar papeles que por acaso han llegado a nuestras manos:

Le pregunté a mi morena

que por qué me despreciaba

y me contestó serena

que en la asociación entrara33

De hecho se mezclan, en ese apartado especial, unas aprensiones muy clásicas con los nuevos temores suscitados por las figuras femeninas de la Internacional. Coincidiendo con los acontecimientos de Jerez, y apenas se habían apagado los últimos ecos del proceso anarquista de Lyon, Luisa Michel acababa de volver al primer plano de la actualidad por su detención ocurrida a raíz de la manifestación de los “sin-trabajo” parisinos (9 de marzo). A los que había capitaneado con la bandera negara empuñada. La reacción es inmediata en España, donde Luisa Michel seguía ejerciendo una verdadera fascinación repulsiva sobre la opinión burguesa.34. A una “compañera” detenida con los acusados del crimen de la Parrilla, Isabel Luna de Benaocaz, se la había apodado la “Luisa Michel de Andalucía”.

El 11 de marzo el mismo periódico (El Correo) hace saber a sus lectores que, en Arcos, han tenido que despedir a las criadas que tenían por consigna envenenar a los amos, y a los pozos (id. Nº 1090)

32. El Correo, 5-III-83, nº 1088. Sobre el papel reservado a las mujeres y la actuación de las delegadas obreras en el Congreso de Sevilla, v. Nettlau, 44. La Federación igualadina publica el 23-III-83 (nº 7) el discurso de una compañera “a todas las obreras en general”.

33. El Día, 12-III-83, nº 1016.

34. V. El texto del artículo de P. Bofill que acompaña un grabado de El Globo de 1881 (27-X, nº 2199): “… y Luisa Michel envejecerá; sus facciones se pondrán aún más feas de lo que son hoy día”, etc.